Mostrando el único resultado

En un principio se llamó Pimiento de Bizkaia, pero precisamente por su presencia en las ferias y por la trascendencia de los mercados de los lunes en Gernika y especialmente el del último lunes de Octubre, terminó por adquirir la nomenclatura de la localidad vizcaína, famosa también por el cuadro de Picasso y por el bombardeo del que fue víctima en 1937. A pesar de que se consumen generalmente fritos y pudiera parecer que no es un alimento especialmente recomendable, hay que destacar que el pimiento contiene abundante vitamina C, vitamina A, E, B6, B3, B2, B1 y ácido fólico. Aporta también minerales como potasio y en menor proporción, también calcio, fósforo y magnesio. Posee igualmente hidratos de carbono y una gran concentración de carotenos, especialmente el betacaroteno, que ayuda a prevenir el cáncer, las hemorragias cerebrales, las cataratas y las enfermedades cardíacas. Otras de sus propiedades son su gran poder antioxidante, su escaso aporte calórico y su riqueza en fibra. Como tiene poco sodio, es un producto adecuado para las dietas bajas en sal y en la parte negativa, hay que destacar que no son recomendables para las personas que padecen problemas en el aparato digestivo, como gastritis o úlcera porque pueden irritar la mucosa del intestino. La elaboración no tiene mayor misterio y luego se puede jugar al gusto con el punto de fritura. Hay a quien le gustan más cruditos y verdes y quien los prefiere turraditos y oscuritos. Una vez que se han adquirido los pimientos, no hacen falta más ingredientes que aceite y sal, preferentemente gorda o Maldon. Se lavan y se secan bien los pimientos y se vierten en una sartén con aceite abundante y bien caliente. Se fríen moviéndolos para que se hagan de una forma uniforme y cuando ya han cogido el color deseado, se retiran. Se recomienda dejarlos primero en una fuente con papel absorbente para que escurra el aceite y se sirve en otra fuente, donde ya se le añade la sal y se sirven calientes. Parece poca cosa por su sencillez, pero el pimiento verde de Gernika no es una receta cualquiera y valgan como aval las palabras del reputado gastrónomo guipuzcoano  José María Busca Isusi en una de sus columnas de principios de los años 70: “Los vizcaínos, con un producto que desconocían hace 400 años, no sólo han hecho quizás el mejor plato de su cocina, sino de rango universal, y lo han conseguido con un producto exótico». Suena excesivo, pero no es descabellado afirmar que el pimiento de Gernika ocupa un lugar de privilegio dentro de la gastronomía vasca. Texto de Igor Goikoetxea

Alimentos Gourmet

PIMIENTOS DE GERNIKA

25,00 (IVA Incl.)
Abrir chat
¿Puedo ayudarte? Escríbeme...
Hola,
¿Tienes alguna duda?
Escríbeme, soy Aitor